Equipo de formadores

La Dirección Superior del Seminario está conformada de la siguiente manera:

  • Padre Erwin Hernández
    Rector
    Teléfono: (56-45) 411189 / (56-45) 411365
    Fax: (56-45) 415701

  • Pablo Fernandez-Martos
    Director Espiritual

  • Pbro. Javier Silva
    Formador
    Teléfono: 09-71381929
    E-mail: padrejaviersilva@gmail.com

Breve historia del
Seminario Mayor “SAN FIDEL” como lugar
y espacio de Formación

Descargar

1.- Acerca de su Historia Naciente

El Seminario Mayor “San Fidel”, es un Seminario Diocesano perteneciente a la Diócesis “Sagrado Corazón” de Villarrica bajo la guía pastoral de Monseñor Francisco Javier Stegmeier. Fue fundado el 25 de mayo de 1925, por el entonces Administrador Apostólico de la Araucanía Monseñor Guido Beck de Ramberga, misionero capuchino procedente de la provincia capuchina de Baviera-Alemania, quien tuvo la sabiduría de captar una necesidad clave para la Iglesia local, materializando así su pensamiento en la construcción del Seminario al señalar: “Nosotros tenemos que formar nuestros propios sacerdotes: chilenos, mapuches, que sean de esta tierra, que conozcan a los suyos, que les hablen en su idioma, que conozcan sus costumbres, que sean sacados de su propio pueblo, para que les hablen con sus palabras”.

Durante todo este tiempo la sección de Teología primero, y el Seminario Mayor después, al separarlo del Seminario Menor “San Fidel” ha estado bajo el patrocinio especial de San Juan María Vianney patrono de los párrocos, y es el lugar que acoge a los seminaristas de las diócesis del Sur de Chile, que en orden de norte a sur corresponden a: Temuco, Villarrica, Valdivia, Osorno, Puerto Montt, Ancud-Chiloé, Vicariato de Aysén, incluyendo en algunos períodos a la austral Punta Arenas.

A lo largo de su historia se han formado más de 350 sacerdotes para la Iglesia del Sur de Chile, como también para otros lugares del país y del extranjero. Desde el año 1985, por no contar con la suficiente infraestructura requerida para estos tiempos, debido al número de seminaristas, a las exigencias y vigencias del Plan de Formación Sacerdotal se debió establecer en instalaciones distintas y distantes, independiente pero íntimamente unidas, permaneciendo la sección de Teología en San José de la Mariquina como sede principal y la secciones de Propedéutico y Filosofía se establecen en la ciudad de Valdivia, distante a 50 Km. de San José de la Mariquina.

2.- Acerca de los últimos diez años, entre la incertidumbre surge la Esperanza

El 24 de junio de 1993, el Seminario Mayor “San Fidel” sufrió un incendio que redujo a cenizas una de las dependencias más queridas, la llamada “Casita de Madera”, que acogía a la sección de Teología en San José de la Mariquina. Todo ello no socavó el ánimo y la esperanza de la formación sacerdotal para seguir trabajando y hacer del Seminario una casa de formación a la altura de las exigencias del mundo actual, estableciéndose en la llamada Porciúncula que antes era ocupada por los hermanos capuchinos.

A lo largo de su historia nuestro Seminario ha procurado conducir a sus alumnos a través de una sólida formación que lo lleven a plasmar en cada uno de los seminaristas el objetivo central y último que es la configuración con Jesucristo Sacerdote, Maestro y Pastor . Para ello, se consideran las orientaciones y normas entregadas por la Iglesia Universal, la Conferencia Episcopal de Chile y las orientaciones aprobadas para este Seminario por el Obispo de la diócesis de Villarrica en aquel entonces, Monseñor Sixto Parzinger a través de las reflexiones conjuntas que surgen en un clima de mutua colaboración con todos los demás Obispos que tienen seminaristas en formación y el cuerpo de formadores.

3.- Ubicación geográfica y cultural del Seminario

Como ya se ha dicho precedentemente, desde el año 1985 el Seminario Mayor cuenta con dos infraestructuras en lugares distintos, permaneciendo como centro la sección de Teología en San José de la Mariquina, distante a un poco más de 50 Km. al norte de la ciudad de Valdivia capital de la provincia del mismo nombre en la X Región de Los Lagos, y a 80 Km. al sur-oeste aproximadamente de la ciudad de Villarrica, sede de la Curia Episcopal y perteneciente a la IX Región de la Araucanía, pero el Seminario como tal se encuentra ubicado en la X Región.

Aunque pertenece a la Diócesis de Villarrica, nuestro Seminario comprende una amplia zona, desde la diócesis de Temuco al sur, lo que hace características variadas en los alumnos que ingresan: hay personas del campo, como también de la ciudad; hay alumnos indígenas, aunque la mayoría no lo es; hay egresados de la enseñanza media científico-humanística y técnico profesional; Hay otros de nivel técnico superior y también universitarios. Sin embargo, la gran mayoría ingresa después de finalizados los estudios de enseñanza media, hay otros que lo hacen después de algunos estudios de nivel técnico superior o universitario; finalmente otro porcentaje lo hace después de tener un tiempo de experiencia laboral en diversos ámbitos.

Lo anterior hace que en el curso Propedéutico debemos buscar los mejores métodos pedagógicos y humanos a nuestro alcance para una real integración de vida en comunidad, ya que los alumnos poseen distintas experiencias familiares y de vida.

4.- Convenios establecidos

El Seminario Mayor “San Fidel”, a través del tiempo ha ido obteniendo diversos convenios, en especial con la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, medios que han ido reconociendo el grado de formación académica que imparte esta Casa de Formación Sacerdotal. Es así, que en el año 1975 siendo Rector el R. P. Isidoro Schwamm (1968-1985), se concedió la facultad a este Seminario, de ofrecer la posibilidad a los alumnos que hubieran cumplido el currículum filosófico y teológico, de optar al título de Profesor de Religión y de Filosofía para enseñanza media. Posteriormente, en el año 1976 mediante Decreto de Gran Cancillería Nº 3/76, se le concede la calidad de Instituto Anexo de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y el mismo año se firma el convenio con dicha universidad para que los alumnos puedan optar al Grado Académico de Bachiller en Ciencias Religiosas. Finalmente, el año 2000 siendo Rector el Pbro. René Rebolledo S. (1993-2002), se firma otro convenio por el cual se puede optar al Grado de Bachiller en Teología. En la actualidad estos dos últimos convenios siguen vigentes y tienen duración indefinida, no así los concedidos el año 1975. Además, en este ámbito siempre se van abriendo nuevas expectativas y estamos atentos a nuevas posibilidades para responder mejor a los desafíos que esta época nos presenta, y finalmente el convenio de mutua cooperación con la UCT.

5.- Realidad actual y proyecciones del Seminario

Actualmente siguiendo la línea histórica de sus casi 88 años, y atentos a los nuevos desafíos, estamos en una nueva época en la historia de la humanidad y también en una nueva senda que recogiendo la hermosa memoria histórica nos impulsa a peregrinar llenos de esperanza en nuestro Seminario. En este sentido, junto a la nueva perspectiva de la humanidad se nos presentan nuevos desafíos como comunidad de discípulos y ser verdaderamente signo de esperanza, para las Iglesias particulares que peregrinan en el Sur de Chile; es por ello que el 30 de mayo del 2004 se bendijo el lugar y se colocó la Primera Piedra de la nueva construcción del edificio Seminario Mayor, ubicado en el sector Licanco a 4 km. de la comuna de Padre Las Casas perteneciente a la diócesis de Villarrica, y distante a unos 6 Km de la ciudad de Temuco capital de la Región de la Araucanía. Junto con lo que significa el cambio de lugar hay que mirar también con ojos de fe y esperanza el surgimiento de nuevas vocaciones para la Iglesia, de nuevas relaciones y responsabilidades. Por lo mismo quisiéramos que nuestro Seminario sea para todos una verdadera comunidad y una escuela con características que transversalmente orienten toda la formación inicial y permanente.

Enlaces Recomendados

Historia del seminario

Un recorrido por la historia de nuestro "Seminario Mayor San Fidel" y los principales hitos que han marcado nuestro caminar.

Acceso usuarios

Ingrese nombre y contraseña para acceder a documentos de clases y notficaciones internas.

Otras actividades

Otras actividades

  • V 28, S 29 y D 30 de Octubre | RETIRO
  • M 05 Marzo | 35° Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Sixto Parzinger.
  • S 09 Marzo | Llegada de los alumnos de Filosofía y Teología.
  • L 11 Marzo | Llegada de los alumnos del Curso Propedéutico.
  • M 12 – D 17 Marzo | Retiro inicial
>> Ver toda la programación de actividades

Aspectos relevantes del seminario

Aspectos relevantes del seminario

(Nota: al dejar el cursor sobre el texto este hará una pausa para poder leer tranquilamente. El texto Cambia cada 6 segundos)

El Seminario Comunidad de formación Humana-cristiana

El primer sentido del Seminario es ser una casa de formación para futuros presbíteros, que está constituida por personas concretas en el paso del tiempo. Esto significa que tanto obispos, seminaristas, formadores, profesores, presbiterio y trabajadores sientan el Seminario como suyo donde todos compartan un proyecto de vida en común según las responsabilidades y funciones específicas; de tal manera que cada día se vayan humanizando a imagen del hombre nuevo. Esto es, hacer del Seminario un hogar donde todos son responsables de su cuidado y crecimiento, aprendiendo a vivir como hermanos en la escucha atenta del Maestro y cumpliendo la voluntad del Padre, para humanizarse cada día y ser así verdaderos cristianos.

El Seminario Comunidad y Escuela de fe

Todos han de tener presente que este no es cualquier lugar, cuya vitalidad no está en los muros sino en las personas que: siguen al mismo Señor, que comparten la misma fe, la celebran litúrgicamente y la viven fraternalmente como las primeras comunidades, y más aún como la comunidad de los doce íntimamente unidos al Maestro, sólo así el Seminario será una auténtica comunidad cristiana y una auténtica escuela de fe.

El Seminario Comunidad y Escuela del Evangelio

Vivir, educar, trabajar y visitar el Seminario comunidad y escuela del Evangelio, es patentizar el seguimiento de Cristo como los apóstoles y las primeras comunidades; visitarlo será encontrarse con la Buena Noticia de la Esperanza, donde tiene su morada el Espíritu Santo que guía a la Iglesia y guía cada vocación. Es el lugar donde se busca y conoce a Cristo mediante la lectura personal y comunitaria del Evangelio, es proclamar el Misterio de Cristo con nuestras palabras y acciones en donde la Eucaristía es el centro y culmen de la vida personal y comunitaria.

El Seminario Comunidad y Escuela de Oración

Todas las comunidades cristianas y en especial el Seminario tienen que ser, como lo señala el Papa Juan Pablo II “auténticas escuelas de oración” y tiene que estar lleno de un ambiente especial, ya que la oración es “como el aire que respira el cristiano” y hay que vivirla en todas sus formas, “donde el encuentro con Cristo no se exprese solamente en petición de ayuda, sino también en acción de gracias, alabanza, adoración, contemplación, escucha y viveza de afecto hasta el “arrebato del corazón”… que no aparta del compromiso en la historia: abriendo el corazón al amor de Dios, lo abre también al amor de los hermanos, y nos hace capaces de construir la historia según el designio de Dios” , esta oración tiene que ir desde la oración personal, la celebración de la Eucaristía, la Liturgia de Las Horas, el Culto Eucarístico, la lectura de la Palabra, etc. hasta el rezo del Santo Rosario tanto a nivel personal y comunitario.

El Seminario Casa y Escuela de Comunión y Solidaridad

Es el gran desafío que nos presenta el Papa Juan Pablo II, para ser fieles a los designios de Dios, ante esto debemos reconocer que toda espiritualidad de comunión cristiana brota del misterio de la Santísima Trinidad, el Misterio de la Iglesia como Cuerpo de Cristo y el Misterio del Hombre como hermano y como don, de tal manera que para el Seminario ser Casa y Escuela de comunión y Solidaridad no sólo es desafío sino que es también un imperativo que brota del Evangelio, y es a la vez un paradigma teológico abierto también a todas las diócesis y agentes de evangelización.

El Seminario Comunidad y Escuela de la Alegría y la Gratitud

Allí donde hay alegría hay presencia testimonial de la Resurrección de Cristo, el Seminario por tanto, debe ser el lugar de la alegría, ya que en Cristo hemos sido redimidos y llamados, recordando que “La única tristeza digna de un cristiano es la de no ser santo” , además que “un santo triste es un tristísimo santo” , por eso el Seminario debe estar penetrado de la alegría y del agradecimiento porque el Señor nos llamó gratuitamente para que estuviéramos con Él.

El Seminario Comunidad y Escuela de la Esperanza

El Seminario es el lugar donde se vive la esperanza cristiana, esa hermosa tensión escatológica del “ya, pero todavía no”, debe ser el lugar donde se vive como resucitados y se va construyendo el hombre nuevo, porque Cristo es nuestra Esperanza y esta Esperanza no defrauda. En este sentido cada miembro de la comunidad es signo de esperanza para otros, ya que la comunidad del Seminario debe tener la convicción de ser

  • Familia de Jesús.
  • Prolongación de la Casa de Nazaret.
  • Escuela de las Bienaventuranzas.
  • Que vive la experiencia del Cenáculo: Tabor, Getsemaní, Gólgota y Nueva Jerusalén.
  • Que junto a toda la Iglesia clama incesantemente: “¡Ven, Señor, Jesús!”.